9/26/2016

Monkeys and hearts

Me pregunta una y otra vez por qué aparecí. Me pregunta como si yo supiera de los planes que Dios tiene para nosotros.
Me pregunta y una otra vez. Me dice todas las cosas que pasan por su cabeza, las lindas, las feas, las dudas, las certezas. Me dice lo agradecido que está de algo que nunca hice de manera consciente.
Amanezco y me duermo con sus palabras. Miro sus ojos y las hermosas expresiones de sus cejas me regalan. Miro sus ojos, los más grandes que he visto. Imagino su piel junto a la mía. Imagino la grandeza de sus manos, sus abrazos… me pierdo cuando gira y su cuello se desnuda.
Al principio le pedía que me mostrara lo que más me atrae… ahora ya aparece preparado, imagino mis manos sintiendo la profundidad de su pelo. Intento explicarle la cita de un grande, mi falta de palabras sólo se reemplaza por el inicio del capítulo 7.
Jugamos hasta donde podemos, soñamos con ser cíclopes; volamos y aterrizamos. Deseamos con fuerza el milagro para dentro de poco. Todo se está dando, el mundo conspira con nosotros.
Hay un sentimiento que nació sin explicación, una historia que viene desde hace años; un buen karma.

No hay comentarios.: