1/31/2016

Dos por uno

Segunda vez que borro un texto. ¿Brindo y doy gracias?, ¿reflexiono por qué se me humedecen los ojos al poner las manos en el teclado?, ¿miro el hermoso día que intenta enamorarme tirándome piedras a la ventana?, ¿salgo a mirar la construcción de un edificio?, ¿dejo la habitación limpia y vacía para el próximo que la habite?, ¿me quedo en la cama ideando y pensando en lo que quiero que suceda?.
Tengo mucho tiempo para pocos días. Tengo muchos amigos para pocos secretos.
Tengo todo y no tengo nada. También tengo un boleto, dos maletas y un sueño en la mira. Lo que tendré siempre, capaz más adelante con una o un par de personas más. Lo bueno es que lo que tengo es parte de lo que siempre querré.
Gracias por este 2015, el año de las dos partes.

1/29/2016

Cosas que rescato

Veo un pedacito de él en algunas fotos y mi cabeza imagina el resto.
Su camisa apretada por los kilos que subió en los últimos años, sus mejillas que tanto detestaba y que yo tanto amaba comer.
Media cabeza, su oreja, sus pelos en la nuca que casi llegaban a los hombros. Unas canas y su cabello negro que por la noche fundía perfectamente con su cuerpo, moreno, de un color similar al chocolate por su sabor.
Otra foto, esta es nuestra y no hay nada que imaginar. Estamos los dos. Su mirada penetrante y temerosa. Su inexistente sonrisa y yo, sonriendo. Nunca me costó hacerlo, compartirla tampoco.
Dejo las fotos a un lado.
Pienso.
El trabajo más difícil que tuve fue hacerlo reír. He conocido personas quejosas, aburridas, cansadas, nerviosas, no sé, de todo, pero entre toda esa muchedumbre, él fue el único que poco me sonrió. Tuvo que pasar meses para conocer el porque, y sin ir mucho más allá, desánimos, dolores y peleas, si así se pueden llamar.
Paso a un video. No lo veo, sólo lo escucho; está riendo. Imagino su sonrisa, esa sonrisa que cuando la vi y escuché, se acopló con mis ondas y me abrazó. Fue una tarde como otras, pero con un hombre de rojo y calzones amarillos, que nos hizo de cura para unirnos en un matrimonio ficticio.

1/28/2016

Black



..I know someday you'll have a beautiful life,
I know you'll be a star
In somebody else's sky, but why
Why, why can't it be, why can't it be mine

1/24/2016

Si volviera

Si volviera a vivir en España, de seguro la vida haría que te recuerde aún más.
Pasaría por esos callejones donde hay barecitos alternativos, las paredes llenas de posters con innumerables invitaciones a shows, y entre todo eso, leería alguna de las bandas que me recomendaste.
Si volviera a vivir allí, ningún kilómetro de los miles que nos separarían harían suficiente fuerza para olvidarte. Las calles se encargarían de ello, porque en todas habría algo que me haga recordarte; un pastel de chocolate, el fútbol, una camisa, un disco.
El día en que mis canas sean la brecha que nos separe, no sé qué más tendría para decir. Me gusta creer que estos recuerdos un día desaparecerán y me dejarán en paz, o porqué no, estaremos agarrados de la mano, tú con la izquierda, yo la derecha, y con las otras sosteniendo otras más pequeñas.


Obligada a escribir

Hay días en que quiero escribir pero no lo deseo. Es algo automático que me niego a realizar, excepto por hoy, que decidí escribir con el sólo fin de explicar la situación.
Me encuentro con recuerdos, fugaces por momentos, prolongados por otro. Las salidas y las preocupaciones de "qué será de mi vida en dos meses" hace que me obligue a relajar y opte por vivir mucho más el momento. Me detengo en el presente. Si lo recuerdo, lo siento y lo dejo ir. Ya no me preocupo en pasarle mis mejores pensamientos, no quiero, es una dependencia importante. Por más que no esté físicamente, todo eso llega y ya no vale. No puedo gastar mis energías en algo que no trabaja, que no se mueve, que no lucha, que nada.
Pensé en equivocarme para esperar algo mejor. Pensé en divertirme, en ver lo que obtengo. Pensé miles de cosas. De hacer lo contrario para obtener lo deseado. Pensé y pensé. Ahí está el problema, pensar y pensar.
Volveré a dejarme llevar, me moveré con las caricias que da el viento; me haré una vez más.


1/22/2016

De atrás para adelante, aviso

Una serie de twits que lancé una noche noctámbula.
---

Tener sueño y no querer dormir para exprimir las palabras.

¿Y si me drogo fuerte?, los pensamientos me matarían, me degollarían.

No me digan nada. De solo imaginarlo me incomodo. No sé que hace, qué hizo y qué hará.

Voy a crear un posteo a base de twits sin enlace. Solo un copiar y pegar.

Ni hablar de las canas que marcaban la brecha entre nosotros.

Nunca pensé extrañar unas bolitas de grasa, o quistes, como quieran llamarlos.

Pareciera que busco equivocarme para esperar algo mejor cuanto antes.

Dudá de la mujer que no hable de sexo abiertamente.

Un viaje en cuestión de semanas y una noche de noctámbula hace que vuelva a caer en los recuerdos. ¡Ya desconéctenme!

Lo pensaba recordando tus ojos...

Si te tomo la mano es para que vayamos a divertirnos. La vida amarga la rechazo.
---

1/08/2016

Correspondientes


Los amores no correspondidos corresponden en algún espacio-tiempo.
Bah, ¿existe el amor no correspondido?, si hay amor hay correspondencia.


1/06/2016

Diez minutos

Quisiera materializar palabras, hacerlas acciones. Quisiera trasmutar lágrimas y hacer de ellas piedras preciosas para regalar.
Quisiera que mi voz interior se escuche más fuerte, que mis llamados repercutan.
Quisiera que las canciones pesen menos y me den más espacio para respirar.
Quiero que el quisiera desaparezca.
Quiero. Te. Puzzle nuestro. 
Quiero contacto.
Bendigo.
Gracias.
Con dolor.
Vamos, dejo lo seguro por lo incierto. Sí creo. Sí puedo. Sí tengo. Sí soy. Sí somos.
Faltan diez minutos y todavía tengo esperanzas.

Corrispondere



"...Signora Malena, Qualcuno più bravo di me ha scritto che l'amore vero è solo quello non corrisposto. Ora capisco perché. Ormai è tanto tempo che non vi vedo uscire di casa. Eppure il mio amore per voi più è lontano e più è grande..."

1/05/2016

La relación entre el amor y la falsa muerte

Si no damos un paso firme en el terreno espiritual, cada que muere alguien sentimos la separación a flor de piel. Creemos que ese ser que ya no está físicamente, desapareció en todos sus aspectos, pero olvidamos que en realidad sigue estando. Al recordarlo vive en nuestra memoria y somos nosotros quienes lo mantenemos vivo, y también quienes creamos el sentimiento de cercanía si sabemos sobrellevar el hecho.
Con el amor pasa igual, podemos perder un gran amor, una persona que por cualquiera sea el motivo ya no está a nuestro lado. El sentimiento es el mismo, separación. La falsa muerte como el amor radican en el dolor de estar separados, a no poder vivir sin aquella persona y mal está pensar que solos estamos. Vivimos en la unidad, en la conexión. Somos todos, somos la unión, somos la esencia que perdura cuando las cosas perecen. Somos eso que pensamos, somos el sentimiento que generan los recuerdos.
Somos el amor y la no muerte, somos lo eterno, la perfección de probar una y mil veces la reconexión, el mirarnos y buscarnos si estamos vivos y en el mismo planeta, como también el deseo que vuela al ver una estrella mientras pedimos un milagro para compartir lo mejor de nosotros.