9/26/2016

Monkeys and hearts

Me pregunta una y otra vez por qué aparecí. Me pregunta como si yo supiera de los planes que Dios tiene para nosotros.
Me pregunta y una otra vez. Me dice todas las cosas que pasan por su cabeza, las lindas, las feas, las dudas, las certezas. Me dice lo agradecido que está de algo que nunca hice de manera consciente.
Amanezco y me duermo con sus palabras. Miro sus ojos y las hermosas expresiones de sus cejas me regalan. Miro sus ojos, los más grandes que he visto. Imagino su piel junto a la mía. Imagino la grandeza de sus manos, sus abrazos… me pierdo cuando gira y su cuello se desnuda.
Al principio le pedía que me mostrara lo que más me atrae… ahora ya aparece preparado, imagino mis manos sintiendo la profundidad de su pelo. Intento explicarle la cita de un grande, mi falta de palabras sólo se reemplaza por el inicio del capítulo 7.
Jugamos hasta donde podemos, soñamos con ser cíclopes; volamos y aterrizamos. Deseamos con fuerza el milagro para dentro de poco. Todo se está dando, el mundo conspira con nosotros.
Hay un sentimiento que nació sin explicación, una historia que viene desde hace años; un buen karma.

9/07/2016

Come!

Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal Sat Sri Akal WaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguruWaheguru

9/06/2016

Oso, fichas, yegua, mails...

¿Será que debo escribir?, pasó mucho tiempo de la última entrada... las ganas que tenía no fueron tan grandes para sentarme y compartir.
En medio de un mar lleno de olas, en mi botecito de madera sobreviví a las fuertes tormentas.
Bueno, no sé si tan fuertes...después de ese tremendo 2015...

Ahora estoy llena de pelos, largos, oscuros. Me abraza un oso de pocas carnes, fibroso y amoroso. Es la cosita más extraña que siempre quise tener. Bueno, en realidad es algo así como un oso real, pero todavía está en proceso; en el horno.

Así como es me gusta. Se siente rico. Me da fuerzas. Me saca sonrisas. Me motiva.
Con música que no es la adecuada me siento a escribir. Retomo.
Quiero escribir mucho más pero todavía no salen las palabras correctas. No intento. Sólo hago lo que nace. Y sí, es poco, pero sirve. Es lindo volver. Aunque sea con poco.

Qué bien que ya estoy así. En la espera de un buen partido.
Virgen otra vez. Apuesta fuerte. La mesa es mía. Jugando todas las fichas. Apostar nuevamente.

Ok, admito haber quedado pensativa ante una respuesta seca. Me retracto, pero sin respuesta me calmo.
No quiero ilusionar. Menos a alguien con quien di más de lo que no sabía existía de mi.

Volví a las carreras. Soy aquella yegua por la que nadie quiere aposta. Sí, aquella marroncita.
Aca estoy. Participando para seguir activa.
Soy la misma de siempre pero más decidida. La que camina lento si quiere caminar lento.
La que ya come bien. O sea, nada. Nada porque espera lo que hoy cree mejor para ella.

Voy a dormir abriendo un mantra, voy a agradecer por las coincidencias, más bien por las causas.
Las perdidas y las ganadas.
Voy a festejar. Tus idas y vueltas. Voy a festejar mis decisiones. Mis ganas de crecer, de seguir creyendo que quienes quieren, dan hasta la última gota de sangre.
No hay nada que perder. Hay todo por ganar.

Difícil de entenderme. Coordino poco. Mucha PC en este día. Buenas noches mundo.
Vamos a otra dimensión, capaz allí me comunico mejor.

ZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ


5/22/2016

Chat supraterrenal

¿Sabes lo que pasa?, estoy haciendo todo lo posible por salir adelante, por pensar en otras cosas, por aceptar las sorpresas que me dieron hace unos meses. Estoy dejando fluir aquello que no entiendo. Estoy bajando un cambio. Pero se complica. A veces idealizo, a veces camino sin voluntad, a veces me enojo y me olvido.
Cuando veo algún movimiento suyo me paralizo o retrocedo. Aunque gracias a eso, luego más me concentro. No puedo seguir pretendiendo que los demás hagan lo que yo quiero. No puedo pedir muchas veces algo que no depende de mi.
Hace unos días volví a conectarme, en medio de un rezo casi paso del otro lado, sentí la gratitud y bendije cada cosa. A los días, entre la incertidumbre y la falta de ideas, me dormí en plenos créditos y desperté gritando de alegría. Algo se había concretado. En medio del avistaje de un posible futuro, puse pausa y luego play. No quería desconfigurarme. Una certeza es una certeza y toca cuidarla.
Sabes, no dudé en correr para agradecer. Quise volver a reconectar. Lo hice pero no fue igual. Estuve un buen rato, hablando y hablando, y entre miradas toqué sus ojos y regocijé. Agradecí y luego el extraño de pelo largo apareció. No lo tomé como gran señal pero sí algo positivo. ¿Puedes creer que algo me causa?. Es extraño... se comporta como egoísta y luego me demuestra lo contrario.
No sé. No quiero pensar demasiado. Espero me ayudes. Siempre es bonito volver a sentirte.

Enviado

5/17/2016

El arte de dividir

Dicen que el amor nace de uno, es algo que se contagia, es el único con el poder de cambiar pareceres. ¿Y qué hay en el amor?, ¿es un elemento único e indivisible o hay algo más?.
Para aquellos curiosos, pueden agarrar un bisturí y cortar el amor. Al penetrar esa capa rugosa, se llega al núcleo, "la compasión", el elixir, una materia de gran valor energético.
La compasión no siempre se ve cuando hay amor, porque no todos quieren llegar a lo indivisible. Ir por un bisturí no es el problema, lo que bloquea el proceso es el saber hacerlo; una tarea que pocos están preparado a efectuar.
Una vez estudiado y aprendido cómo hacerlo, abrir el amor es una tarea cotidiana, digamos, "de hogar".
Usted se preguntará cómo y dónde se aprende a hacer este maravilloso arte de dividir, y por suerte es muy fácil; pálpese el bolsillo de la camisa, sí, el izquierdo. Allí encontrará una libreta casi sin usar, pero si se fija bien, en la última página están los 3 pasos a realizar. Una vez hecho y vuelto a hacer, a la tercera todo sale bien. Siéntase cómodo, la libreta siempre estuvo allí pero usted no lo notó, no se sienta afligido, hasta ahora nadie lo supo.



5/15/2016

Realmente increíble

Si estoy a punto de olvidar, Youtube me recuerda las canciones que podría escuchar. Así se podría decir que no dejo que el tiempo se lleve todo aquello que conocí en este último año.
Unas cuantas canciones son las que conocí gracias ti. Podría hacer una playlist pero sería demasiado y no me dejaría avanzar.
Hace unos días cuando todavía había sol y una temperatura que incitaba a sacar los pantalones cortos, me bañe y fui por mi crema. La abrí y entre su aroma y los rayos de luz, me sentí en México. Retrocedí unos cuantos meses hasta llegar a uno de esos días en los que meditaba sobre lo poco que tenía que hacer para poder salir de mi habitación. Con toda la disponibilidad, me quedaba allí pensando si salir y a dónde ir para poder esquivar pensamientos.
No tengo que ir tan lejos para cambiar la culpabilidad de estos textos. Pongo play a una de esas pocas canciones que me gustó desde la primera vez que la escuché y recuerdo tu parte derecha, esa que me diste cuando cantabas una serie de canciones emos para gente "madura".
Sé que tengo algo más que comentar pero entre la tele encendida, el fuego del hogar, una mirada indirecta y mi sobreactuación para demostrar que sólo estoy relajada en la computadora, hace que olvide los puntos a tocar.
¿Que más puedo agregar?, sólo es un día más.

5/14/2016

Váyanse

¿Qué les pasa?, ¿acaso es la primavera que los pone tan caliente?. Están todos locos, y los que no parecen alejarse.
Me quejo de lo que hay, los apunto con el dedo, los critico como si ellos fueran los únicos causantes de compartir un fotograma de mi vida.
Volví a ganar peso e incomodidad. Mis dedos están estado crítico, cómo como si estuviera eternamente menstruando.
Váyanse todos y déjenme sola otra vez.

5/11/2016

Pensamiento del futuro

Tengo un pensamiento recurrente. No sé bien cómo salió, por qué salió hace unos días y mucho menos sé porque has vuelto.
Tuve un pensamiento recurrente, una imagen; nosotros, algo no vivido. Digamos que un recuerdo, una imagen de lo que mi mente planea.
Tuve y tengo.
Tengo un pensamiento, una sorpresa; tengo un abrazo bloqueado.
Tengo una imagen, una cinta de minutos.
Me veo sentada, esperando. Controlando el horario, deseando que salgas. Estoy ahí, sentada donde no hay asiento, en esos lugares que sabes muy bien soy capaz de esperar.
Te veo a lo lejos, me enloquezco, me controlo, te espero. Sé muy bien lo corta que es tu vista. Te espero, agacho la cabeza y la mirada. Cada tanto controlo tus pasos.
Te acercas y te detienes. Me miras. Te miro. Sonrío. Lloras.
Extiendo los brazos y corres esos 4 pasos como el mal jugador de balonpié que siempre creí y creo eres.
Me abrazas y nos quedamos. Nos quedamos como aquella vez después de dos semanas en cuarentena. Esta vez más. El tiempo separados fue mucho, pero la conexión nunca se perdió.

4/07/2016

Lo único que faltó

Lo único que faltó fue la “u”, sí la “u”, esa que letra que en inglés se pronuncia “you”, o sea que sólo faltaste tú. Quien aparece cuando mi mente fija un punto, quien aparece en los rezos, por las mañanas y las noches. U, el que reaparece.
You, la sonrisa, you la curva peligrosa, you la vuelta.
Lo único que faltó fué una letra, tú, lo único que me hace falta.

4/04/2016

Todo

Pregúntame si todo es como ayer, si un abrazo cura heridas.
Pregúntame si tengo edad para ser madre, si quiero alguien a quien educar.
Pregúntame si siento las estaciones, si el verano es verano o un frío invierno.
Pregúntame si cuando canto lo hago para salvarme o por diversión.
Pregúntame dónde estoy, si sigo donde me conociste o vivo alejada de todo aquello que demostré tener.
Pregúntame cuántos miembros he perdido, si tengo brazos nuevos o los viejos que has conocido.
Pregúntame cuánto he cambiado para saber quien no tienes por no quererte.
Pregúntame de qué vivo, cómo me muevo, quienes me ayudan a ser mejor persona.
Pregúntame en qué me equivoco, en qué cosas he caído para tratar de levantarme.
Pregúntame todo lo que nunca has sido capaz de preguntarte. Pregúntamelo todo.
Porque de todo se trata. Todo como aquello que di.

4/03/2016

La profesión que nace por dolor

Las mejores decisiones te parten el alma, te la deshacen para que vuelvas a encontrarla, para que vuelvas a recibirla.
No sé si en mi caso ha vuelto, de haberla perdido y haberme perdido hace que desconozca la verdad. Puede que mi alma ya esté nuevamente conmigo, como puede que esté merodeándome para volver a entrar.
Por momentos soy un zombie, camino sin sentimientos, por otros me apiado de los seres, de las situaciones, de las cosas.
Hace poco escuché decir que cuando uno pasa por cosas muy dolorosas y las supera, debe ser un mentor para quien la está pasando. Qué importa qué edad uno tenga, uno puede pasar por cosas que a uno lo dejan descentrado, todo puede matarnos y dejarnos en letargo. Hay cosas que nos quitan la vida, nos sacan la visión, los objetivos, la capacidad de vivir en este mundo como se debe, y si a eso le sumamos la falta de respiración, adiós, volver a empezar será el doble de difícil.
Me ha tocado dar servicio, ser mentora y brindar un hombro, pero ¿será porque soy novata en esta profesión?, porque me pasó que mientras daba soporte, unas lágrimas cayeron sintiendo el dolor ajeno en el reflejo de un recuerdo propio.


3/25/2016

Día de tránsito

Un día, uno. Hoy. Un día entero podría haber pasado, un día de esos donde hubiera aprovechado cada minuto para sentir todo aquello que tú no llegas a sentir.
Un día, hoy. Un día de esos que saludas con dolor y esperanzas, un día de esos donde despides como si una hija se fuera de vacaciones con amigas.
Un día de fin de semana largo. Un día de sueños acumulados, ganas, besos y abrazos. Un día como hoy el cansancio con él no me hubiera ganado.
Un día como hoy. De esos en los que vengo y me voy, de esos que no callo, de esos que me recuerdan las personas que valen, aquellas que confían, que quieren sin temor.
Un día capaz...

2/27/2016

Egoísmo del bueno

Empiezo el día tarde pero no tanto. Que sea antes de las 11 un sábado sin trabajo, es como levantarse un lunes a las 8. Me preparo el desayuno, ya saben, té y unas galletas, enciendo la PC y me concentro como si algo maravilloso pudiera pasar. No veo nada importante, decido poner música y como si fuera una tarea que requiere mucha disciplina, le doy play a una de esas canciones que me regalaron y adoro escuchar, sólo que ya no como antes. Es casi imposible no sacar esa bolsita de sentimientos que hago nacer de mis ojos y recorre mi cara hasta llegar al acantilado donde decide saltar.
Innumerables son las veces que pienso el porqué de tal martirio, ¿qué gano haciendolo una y otra vez? (aunque por suerte no muy seguido). ¿Me habré hecho dependiente del dolor o la esperanza?.
Si es la esperanza, debo decir que no se nota. Ahora que lo pienso, ya no busco (muy muy poco) que venga con esos abrazos que reconfortan, ya no imagino un presente paralelo y mucho menos un futuro junto a él. Ahora que no hago eso que antes hacía me siento extraña, entregada al dolor o a la esperanza. La diferencia entre ambos conceptos es grande, lo sé, no son sinónimos, pero es que no sé qué me pasa. Porque a veces acepto llorar y pensar en eso que fuimos como también eso que pudimos/podemos ser, pero otras, y por suerte estas son más, otras veces me acontento pensando lo inteligente que fui. Y es aquí donde entra la automotivación, el respeto y mi autocoronación.
Es aquí cuando me hago responsable lo todo lo que decidí sufrir. Es ahora, sí, ahora cuando sola me abrazo y me hablo, cuando me motivo y me pregunto.
Soy yo la que se preocupa por si como, si salgo, si necesito algo. Es ahora cuando reconozco la muerte de mis padres. Es ahora cuando me río de estupidez, su cuerpo y mente enferma. Me automotivo agradeciendo la carencia de equilibrio en la casa donde nací. Me río, intento hacerlo más fuerte para recordar el momento.
¿Qué tan mal estuve para merecer eso?, increíble. Me di cuenta de todo cuando pasé unos días en estado vegetativo. ¿Y él?, bueno, ¿qué más pensar?, ya bastante tengo con mi autoreflexión como para sumar la ajena.
¿Hasta dónde puede llegar la estupidez humana?, es infinita y sí lo es, de verdad, os lo confirmo.
Una vez conocí una persona que día a día me sorprendía con sus contradicciones. De mentir e inventar cosas, se autoproclamó personaje ilustre de la enfermedad. Sí, la estupidez es infinita.
Pero lo más estúpido es conocerla de cerca, es tenerla en tus manos y ver cómo gira en círculo.
Qué bueno que ya puedo omitir los mensajes indirectos y sí, también esa estupidez que a veces aparece en forma de piedrita que cae a mis pies. ¡Qué bueno que soy capaz de hablar, de decir lo que siento!, ¡qué bueno que no tengo casa!, ¡qué hermoso ser huérfana en momentos como estos!.
Amo no seguir los juegos de una persona enferma y decrépita, amo darle poca importancia a todo aquello que decida darse sin orgullo, sin cara. Amo escupir sobre un recuerdo que no me genera nada bueno. Aunque sí, todo sirve para construir, no pienso lo contrario, sólo que hay que pensarlo por bloques, por momentos.
Qué lindo, qué bello, qué hermoso es levantar la cabeza junto a la mirada. ¡Qué lindo es hacerle frente a los sentimientos!, sea que haya ido mal o bien, ir junto a ellos te deja satisfecho.
Ojalá algún día su punto de vista cambie. Ojalá un día se levante con ganas de dejar la enfermedad en el pasado.
Ojalá este texto se escriba con otras palabras y por otra persona.
Ojalá que las lágrimas que derramamos le sirvan a quienes carecen de ríos y océanos para sentirse uno. Ojalá.

Del modelo 73 a las 2 horas 30 minutos

Inauguré la noche en casa leyendo los textos de un enamorado; un modelo 73 con una 87.
El amor que este hombre le tiene a esa mujer se describe perfectamente en una serie de textos humildes, de grandes detalles y poca academia. La simpleza con que agradece a la vida y bendice este presente se da en todo momento. ¡Qué delicia es ver estas cosas, qué envidia! (de la sana).
Las ganas de vivir el presente de estas personas es poco visto. Ella sin hijos, él con dos. Ella soltera, él separado (y divorciado capaz), ella empezando, él terminando y buscando empezar.
La gran diferencia de edad, los hijos y todo lo que eso conlleva, no importó, nada. Se entregaron, probaron, se enamoraron y apostaron.
Ella no dudó, y si lo hizo, no se sintió, porque a unos 3 años de conocerse, la familia se agrandó. Ahora es ella, él y sus hijos, los anteriores y la nueva.
- Qué dolor cuando una historia resuena en tu interior. Puedes sentir cómo el corazón golpea con ganas de salir, sientes que tienes que empujar el pecho con tus manos para controlar la situación-
Entre frase y frase, envidié la fuerza, los huevos y las ganas de volver a nacer de este modelo 73, admiré a la 87 y con un cerrar de ojos les deseé lo mejor.
Qué hermoso ver la sincronía de dos "tan diferentes". Es ahí donde se encuentra la verdad. Es eso lo que pocos son capaces de ver y aceptar. Es eso, la coincidencia, es el momento, la oportunidad.
¡Qué envidia!.

Corrían los minutos y los mensajes sin importancia caían. Veo el teléfono y decido llamar a esa persona a la cual ayer había dejado en la nada por falta de energía. La contacto y desde que empezamos hasta que terminamos, 2 horas 30 minutos, hablamos hasta abrazarnos como si estuviéramos en el mismo lugar. Me descargué, hablé, escuché y me motivé.
Cuando uno pierde a sus padres a temprana edad, inconscientemente busca esas figuras en otras personas, y al encontrarlas las considera como tales. En este caso, la muerte de mi padre hizo que un tío pasara a ser esa figura que no tenía.
La historia de mi relación con él es rara de explicar, pero se podría sintetizar en un "ahora que podemos, cuando nos encontramos disfrutamos tanto, que los días, meses y años que no nos vimos o no nos vemos, son nada".
Hablar con él se compara a los textos que comenté al inicio. La humildad que me brinda me da confianza, tanta que sería capaz de explicarle el porqué esos textos me tocaron el alma.
Con él nos sinceramos y nos cuidamos. Es increíble ver cómo algunas historias se repiten en la familia, saben... él al igual que yo sufrimos de esa poca atención que todo hijo debería tener. Con él compartimos el orgullo de ser inmigrante, extranjero y carente de nacionalidad. Con él recuerdo que no hay que intentar cambiar a nadie, sólo decir lo que se siente y hacer lo posible para sentirnos bien. Él me escucha, él me motiva, él dice lo orgulloso que se siente de mi.
Él sabe que los amigos son familia. Él sabe lo que es estar solo, la importancia de la soledad y las caídas.
Así fue como una noche de textos y charla hicieron que la baja vibración que mi cuerpo emanaba, subiera. La energía está en todos lados, todos podemos acceder a ella, sólo que cuando no estamos bien se nos dificulta obtenerla.
Qué bueno que la sincronicidad hace lo suyo, hace que tengamos oportunidades de sobra para acercarnos. Qué bueno que esta noche las 4AM no me pesó como en días anteriores.
Hoy no fue cansancio, hoy fue gozo. Bendigo todo. Todo.

2/17/2016

Gauchito sin nombre

Si es amigo de la muerte, es amigo de la vida.
Fui pensando que con algo me podría ayudar, sin creer demasiado en las recomendaciones pero teniéndolas en cuenta porque creo en estas cosas.
Me llevaron y me dejaron allí. Esperé. Por suerte no tenía mucha gente delante mío. Mi pareja fue un libro, una síntesis de los personajes más importantes de diferentes religiones.
Me senté, leí y cada tanto levantaba la mirada para descansar la vista. Seguí esperando hasta que me mudé a la antesala.
Eramos pocos y no nos dirigíamos la mirada. Yo encantada por el altar del Gauchito y la gran imagen de San la Muerte de fondo, pensaba la relación con mi nuevo país, México. Controlaba cada detalle de la casa mientras por dentro cantaba mi mantra principal. La incomodidad de la espera se notaba en mis piernas cruzadas, y que de un comentario se desataron, "no hay que cruzar las piernas, los brazos o las manos, porque puede que así no salga". Sonreí. Era el tipo de comentarios que espero en situaciones como esas. Retomé la espera.
Llegó mi turno y entré decidida. Con una sonrisa y una energía que me hacían levitar, le dije: "muy bien por suerte", a lo que él me respondió: "entonces yo tengo que verte, si estás tan bien...". Sonreí una vez más. Me preguntó mi nombre completo y fecha de nacimiento. Me controló, me tocó y me descontracturó. Me dijo un par de cosas ciertas y me nombró el corazón, el obstáculo más presente. Tragué un llanto y lo escuché. Me preguntó si tenía algún problema y el porqué de este. A continuación me dio una charla fraternal, lo escuché mirándole el ojo derecho y sonriendo con el corazón. Me recomendó unas cosas y le volví a sonreír.
Cuando me estaba preparando para dejar la sala le hice una pregunta, ahora los roles cambiaban y él lo aceptaba con gran naturalidad. Le pregunté el porqué de su facón, un arma de gran belleza. Me respondió que sirve para curar. Lo alzó como un cura alza su copa de vino, me bendijo con su brillo y movimiento. Me dio otros dos besos, bueno, creo que en total fueron como 6. Sí, número par porque así se besa con él, dos valen uno.

2/01/2016

Terapia alternativa

No sé qué tan bien hice y hago, pero claro está que me quité las ganas y las ganas también pesan; hay que sacarlas, hay que hacer y decir.


Vengo para combatir mis pensamientos, para curarme, para meditar. No vengo para lamentarme, aunque lloro por mirar, mirar hacia adelante, hacia atrás.
Vengo para despedirme, para retomar, vengo para reconectar.
Se puede pedir que algo termine, pero nunca olvidar. Capaz algo cambie, no sé, ¿qué tanto sé?.
Creo que llamaré a este ángel, el Ángel de la Independencia. Ah, no, ya se llama así ¿verdad?, bueno, será mi Ángel de la Independencia, o sea, la independencia de mi independencia. Mi nuevo yo, otro de mis yo.
Me renuevo y vuelvo a ser.
El edificio está hecho, ya lo terminaron, ¿a nosotros también?. A mi no, pero sí hubo cosas que terminaron. 
Me gusta pensar que todos los días puedo, que me renuevo, soy otra. Soy lo que no decía pero imaginaba. Soy lo que puedo dar, estas palabras, esta escapada, este tiempo libre, este domingo, esta salida a solas. Soy esta persona que mira fijo a un punto, a la cima de un edificio. Soy un destino forjado a la soledad, un destino con corazón, un algo para quien no logra sanar y vive en la enfermedad. Soy el día de esta foto, la luz, soy el inicio de aquella tarde, el original, el intentar, el amor, el soltar, el volver a amar y la mar.


1/31/2016

Dos por uno

Segunda vez que borro un texto. ¿Brindo y doy gracias?, ¿reflexiono por qué se me humedecen los ojos al poner las manos en el teclado?, ¿miro el hermoso día que intenta enamorarme tirándome piedras a la ventana?, ¿salgo a mirar la construcción de un edificio?, ¿dejo la habitación limpia y vacía para el próximo que la habite?, ¿me quedo en la cama ideando y pensando en lo que quiero que suceda?.
Tengo mucho tiempo para pocos días. Tengo muchos amigos para pocos secretos.
Tengo todo y no tengo nada. También tengo un boleto, dos maletas y un sueño en la mira. Lo que tendré siempre, capaz más adelante con una o un par de personas más. Lo bueno es que lo que tengo es parte de lo que siempre querré.
Gracias por este 2015, el año de las dos partes.

1/29/2016

Cosas que rescato

Veo un pedacito de él en algunas fotos y mi cabeza imagina el resto.
Su camisa apretada por los kilos que subió en los últimos años, sus mejillas que tanto detestaba y que yo tanto amaba comer.
Media cabeza, su oreja, sus pelos en la nuca que casi llegaban a los hombros. Unas canas y su cabello negro que por la noche fundía perfectamente con su cuerpo, moreno, de un color similar al chocolate por su sabor.
Otra foto, esta es nuestra y no hay nada que imaginar. Estamos los dos. Su mirada penetrante y temerosa. Su inexistente sonrisa y yo, sonriendo. Nunca me costó hacerlo, compartirla tampoco.
Dejo las fotos a un lado.
Pienso.
El trabajo más difícil que tuve fue hacerlo reír. He conocido personas quejosas, aburridas, cansadas, nerviosas, no sé, de todo, pero entre toda esa muchedumbre, él fue el único que poco me sonrió. Tuvo que pasar meses para conocer el porque, y sin ir mucho más allá, desánimos, dolores y peleas, si así se pueden llamar.
Paso a un video. No lo veo, sólo lo escucho; está riendo. Imagino su sonrisa, esa sonrisa que cuando la vi y escuché, se acopló con mis ondas y me abrazó. Fue una tarde como otras, pero con un hombre de rojo y calzones amarillos, que nos hizo de cura para unirnos en un matrimonio ficticio.

1/28/2016

Black



..I know someday you'll have a beautiful life,
I know you'll be a star
In somebody else's sky, but why
Why, why can't it be, why can't it be mine

1/24/2016

Si volviera

Si volviera a vivir en España, de seguro la vida haría que te recuerde aún más.
Pasaría por esos callejones donde hay barecitos alternativos, las paredes llenas de posters con innumerables invitaciones a shows, y entre todo eso, leería alguna de las bandas que me recomendaste.
Si volviera a vivir allí, ningún kilómetro de los miles que nos separarían harían suficiente fuerza para olvidarte. Las calles se encargarían de ello, porque en todas habría algo que me haga recordarte; un pastel de chocolate, el fútbol, una camisa, un disco.
El día en que mis canas sean la brecha que nos separe, no sé qué más tendría para decir. Me gusta creer que estos recuerdos un día desaparecerán y me dejarán en paz, o porqué no, estaremos agarrados de la mano, tú con la izquierda, yo la derecha, y con las otras sosteniendo otras más pequeñas.


Obligada a escribir

Hay días en que quiero escribir pero no lo deseo. Es algo automático que me niego a realizar, excepto por hoy, que decidí escribir con el sólo fin de explicar la situación.
Me encuentro con recuerdos, fugaces por momentos, prolongados por otro. Las salidas y las preocupaciones de "qué será de mi vida en dos meses" hace que me obligue a relajar y opte por vivir mucho más el momento. Me detengo en el presente. Si lo recuerdo, lo siento y lo dejo ir. Ya no me preocupo en pasarle mis mejores pensamientos, no quiero, es una dependencia importante. Por más que no esté físicamente, todo eso llega y ya no vale. No puedo gastar mis energías en algo que no trabaja, que no se mueve, que no lucha, que nada.
Pensé en equivocarme para esperar algo mejor. Pensé en divertirme, en ver lo que obtengo. Pensé miles de cosas. De hacer lo contrario para obtener lo deseado. Pensé y pensé. Ahí está el problema, pensar y pensar.
Volveré a dejarme llevar, me moveré con las caricias que da el viento; me haré una vez más.


1/22/2016

De atrás para adelante, aviso

Una serie de twits que lancé una noche noctámbula.
---

Tener sueño y no querer dormir para exprimir las palabras.

¿Y si me drogo fuerte?, los pensamientos me matarían, me degollarían.

No me digan nada. De solo imaginarlo me incomodo. No sé que hace, qué hizo y qué hará.

Voy a crear un posteo a base de twits sin enlace. Solo un copiar y pegar.

Ni hablar de las canas que marcaban la brecha entre nosotros.

Nunca pensé extrañar unas bolitas de grasa, o quistes, como quieran llamarlos.

Pareciera que busco equivocarme para esperar algo mejor cuanto antes.

Dudá de la mujer que no hable de sexo abiertamente.

Un viaje en cuestión de semanas y una noche de noctámbula hace que vuelva a caer en los recuerdos. ¡Ya desconéctenme!

Lo pensaba recordando tus ojos...

Si te tomo la mano es para que vayamos a divertirnos. La vida amarga la rechazo.
---

1/08/2016

Correspondientes


Los amores no correspondidos corresponden en algún espacio-tiempo.
Bah, ¿existe el amor no correspondido?, si hay amor hay correspondencia.


1/06/2016

Diez minutos

Quisiera materializar palabras, hacerlas acciones. Quisiera trasmutar lágrimas y hacer de ellas piedras preciosas para regalar.
Quisiera que mi voz interior se escuche más fuerte, que mis llamados repercutan.
Quisiera que las canciones pesen menos y me den más espacio para respirar.
Quiero que el quisiera desaparezca.
Quiero. Te. Puzzle nuestro. 
Quiero contacto.
Bendigo.
Gracias.
Con dolor.
Vamos, dejo lo seguro por lo incierto. Sí creo. Sí puedo. Sí tengo. Sí soy. Sí somos.
Faltan diez minutos y todavía tengo esperanzas.

Corrispondere



"...Signora Malena, Qualcuno più bravo di me ha scritto che l'amore vero è solo quello non corrisposto. Ora capisco perché. Ormai è tanto tempo che non vi vedo uscire di casa. Eppure il mio amore per voi più è lontano e più è grande..."

1/05/2016

La relación entre el amor y la falsa muerte

Si no damos un paso firme en el terreno espiritual, cada que muere alguien sentimos la separación a flor de piel. Creemos que ese ser que ya no está físicamente, desapareció en todos sus aspectos, pero olvidamos que en realidad sigue estando. Al recordarlo vive en nuestra memoria y somos nosotros quienes lo mantenemos vivo, y también quienes creamos el sentimiento de cercanía si sabemos sobrellevar el hecho.
Con el amor pasa igual, podemos perder un gran amor, una persona que por cualquiera sea el motivo ya no está a nuestro lado. El sentimiento es el mismo, separación. La falsa muerte como el amor radican en el dolor de estar separados, a no poder vivir sin aquella persona y mal está pensar que solos estamos. Vivimos en la unidad, en la conexión. Somos todos, somos la unión, somos la esencia que perdura cuando las cosas perecen. Somos eso que pensamos, somos el sentimiento que generan los recuerdos.
Somos el amor y la no muerte, somos lo eterno, la perfección de probar una y mil veces la reconexión, el mirarnos y buscarnos si estamos vivos y en el mismo planeta, como también el deseo que vuela al ver una estrella mientras pedimos un milagro para compartir lo mejor de nosotros.