12/28/2015

El teléfono de mis 28

Creo que no tener teléfono en este momento del año tiene un porque. No quise pensarlo. Tan solo lo dejé ahogarse en un inodoro por algo que en su momento no entendí. No me enojé, como llegó se tenía que ir.
Perdí mi teléfono en medio de las fiestas y mi cumpleaños. Capaz para no recibir mensajes incómodos, capaz para no estar al pendiente de alguien. Capaz para disfrutar mucho más las bendiciones que tengo. Capaz era necesario perderme en el presente, en el minuto a minuto.
Capaz era necesario poner más atención a todo y a todos.
La famosa frase "después de los 30" la empiezo a usar ahora, a mis 28, porque considero haber pasado varias cosas que me dejaron lista para mi nueva década.
Arranco el camino hacia los 40, vivir en lo incierto, fuera de las comodidades que sólo te achanchan. Arranco agradeciéndome y agradeciéndoles a todos aquellos que me forman como persona.
Arranco llorando un logro que trae consigo un abrazo eterno, algo que me acompañará por siempre deseándome lo mejor y dándome las fuerzas necesarias para seguir mejorando.

12/09/2015