10/15/2015

Primer acto

 Hoy por primera vez hice algo con conciencia; desde el nacimiento de la idea hasta su ejecución. Fue un proceso de devoción total.
 A veces las cosas son buenas para unos pocos, no todos tienen el mismo nivel de reflexión. En este caso me tocaba hablar de algo que no para de punzarme, y de alguien que no dejaba en libertad un corazón roto ni sus propios miedos, alguien que me tiraba hacia una vida inestable y de carencias.
 Antes de realizar este acto (quiero creer "psicomágico" porque tiempo atrás no me sentía con la fuerza de hacer semejante azaña), amé, pedí, lloré, me frustré, me enfermé y bendije la situación que me llevó a perder el conocimiento de quién soy y como me debo cuidar.
Una vez reconocido todo esto, admití mi responsabilidad y acepté que esta historia con nudo doloroso también la busqué yo. Fui yo quien atrajo la situación y quien dejó que la comiera el dolor. 
 Sí, ni él ni yo estábamos tan fuertes, por eso ganó el dolor. Pero quiero agradecer el momento porque me quitó todas las fuerzas al punto de dejarme tirada e inconciente, me dejó en 0, con la necesidad de recomponerme sola, y con el único pensamiento que gritaba: "mejora si quieres mejores personas, mejores historias. Tu creas tus propias emociones y atraes lo similar".
 Hoy por primera vez hice algo donde deposité amor y progreso en cada palabra, cada expresión. 
 Hoy por primera vez sentí concientemente esa energía unificadora.
 Hoy como en otra ocasión, hice algo sin esperar cosecha. Lo cuento porque creo nunca me había pasado hasta ahora, o si pasó, la diferencia es que hoy viví algo que me hizo sentir amor puro.

No hay comentarios.: