9/07/2015

Un no y un si

No teníamos ni un año juntos y las cosas que me tocó borrar eran bastantes...
Fotos, mensajes, fotos, mensajes.
No sé qué tan bien hago con todo esto, el dolor es muy grande. Pienso en mi y también en él... ¿en qué fallamos?, ¿en qué fallé?.
¿Qué es este dolor que siento?, ¿acaso lo merezco?, ¿qué tan mal estoy enfocando las cosas para vivir este calvario?, ¿por qué mis palabras no sirvieron?, ¿y mis acciones?.
Siento no tener porqué luchar, di todo, intenté hasta lo impensable, soporté hasta donde pude, luego el dolor y la necesidad de cosas nuevas sucumbieron en una decisión final.
Ahora quedo en la espera, ¿qué tan conformista o luchadora puede ser la otra parte?. De este lado canalizaré buenos pensamientos y decidiré qué hacer, qué pedir.
Es increíble cómo ciertas coincidencias te hacen pensar más de lo normal. El día en que decía basta, un invitación a dejar el país me llegaba por correo. ¿Será que de tantas veces dije de viajar por ocio, ahora me toca hacerlo por trabajo?, creo que si y eso me agrada. Un rayo de luz entre tanta penumbra tenía que haber, al cabo que yo todo lo creo.
¡Vamos!, todo viaje es gratificante, lo mires por donde lo mires.

No hay comentarios.: