9/30/2015

Soñar, hacer, sentir

Cada vez que sueño, veo lo mucho que maduré en unos meses y años.
Veo el contraste que hay entre mis tenis de colores y las ganas de cuidar aquello que mi mente alberga. Eso que hace medio año atrás rechazaba y no me atrevía a imaginar.
Cada vez que lloro por ese apoyo que anhelo, me doy cuenta la fuerza que albergo para volver a ver todo lo que tengo, esa fuerza interna que me regala todo aquello que sueño.
Cada vez que rompo y hablo con más dureza, siento el alivio que me da saber elegir las palabras justas. Justificarme con acciones nobles me da la bendición.
Cada vez que los sueño, doy todo lo que me gustaría recibir.

No hay comentarios.: