9/19/2015

Organizando el día

Me levanto con una alarma que es una canción tranquila. Me preparo el desayuno y chequeo mis cuentas en internet. Veo Evernote; tengo una lista de cosas por hacer en estos meses. Un viaje está agendado y tengo que llegar a la fecha con muchas ganas de disfrutar esos días contados.
¡Qué suerte la mía, qué vida tan aventurera llevo!. Viajar al exterior dos veces al año es mi alimento para el alma.
La gorda en Dubai, el chonle y mi familia en Argentina, ni hablar de los demás amigos que tengo desparramados por el globo. Gracias a Dios y al Universo por darme todo esto, estas cosas me llenan de alegría.
Cada vez que leo "viaje" recuerdo a toda esa gente que conocí por ahí, dando vueltas de un país a otro, esa gente que dan ganas de abrazar y recordar los buenos momentos vividos.

Mi día comienza como quiero, un té, unas tostadas con manteca y mermelada, un poco de Internet, el perro que desayuna conmigo y el gordo que duerme una hora más para luego ir a trabajar.
La casa es muy luminosa, en la habitación las grandes ventanas están tapadas por largas cortinas que me dan la oscuridad que tanto adoro para las tardes que merecen descansos. En el living está todo más despejado, me encanta trabajar y vivir el espacio con luces naturales.
Cuando el sol entra y toca el sillón, me cuelgo viendo cómo resalta entre los demás muebles. Es mi espacio favorito.
Por suerte con el gordo nos pusimos de acuerdo en la decoración. La casa tiene un estilo industrial y popero.
Los cuadros con posters ochentosos y noventosos nos recuerdan nuestras épocas de pocas responsabilidades. Los adornos son juguetes y cosas que trajimos de otros países.
En la cocina tenemos un rejunte de trastes. Amo comprar vasos con diseños originales y electrodomésticos que hacen que mis comidas queden más presentables.

Al terminar con el desayuno me cambio y me voy a la agencia. Por suerte muchas veces me quedo en casa y trabajo desde el living. Esos días son geniales, Ezio es mi compañero favorito. Me busca para que con una mano lo acaricie y con la otra trabaje. Es un poco incómodo pero lindo de todas formas.
Hoy por ejemplo trabajo desde casa, aprovecho y adelanto varios proyectos así por la tarde me dedico a organizar las cosas por hacer en el viaje.
Cada que vuelvo a mi país voy a un lugar nuevo. No solo por mi, sino por el gordo también. Es genial conocer punto del país, en cada uno hay miles de historias por escuchar, cosas pro probar.
Lo mejor de viajar es hacerlo en compañía o hacer muchas amistades para sentirte acompañada.
Cada que viajo llamo cada día por medio a casa, me preocupo mucho por Ezio, ese lechoncito se hace extrañar por cada mañana sin su saludo.
Hoy haré una lista de cosas por comer cuando llegue a Argentina. Cada ítem será un recuerdo, una historia.
La torta asada será en lo de la abuela, son las mejores. Las empanadas de mamá. El chori de la costanera. El chipá de panadería. La milanesa napolitana con fritas, de Los Gallegos. Los sanguches de miga, triples, negros y de crudo; también blancos y de jamón y queso. La chocotorta que me la haga Vero, ese lechón si que sabe de dulces. Pastas en La Tanita, creo que al gordo lo voy volver a enamorar ahí. Helado de El Polo o el otro negocio que no recuerdo el nombre. Ay ay ayyyyyyyyyyy, qué de cosas que tengo por comer.
Me río y me lo tomo seriamente. Hago listas para todo porque no quiero olvidarme de nada.
Tener los días contados significa tener que aprovechar al máximo cada minuto.
Increíble, vuelvo de este viaje y ya toca organizarme para el próximo. ¡Qué placer ocuparme de estas cosas!
Voy a llamar a mamá para recordarle que me espere con milanesas. Pero más tarde, ahora con la diferencia horaria es muy temprano allá.
Mejor me apuro y empiezo el día. Beso al gordo y a la ducha.
Esponja en mano, jabón natural, shampoo y crema enjuague Dove. Toallón, crema y perfume.
Ropa cómoda, zapatillas y mucha actitud.
Hoy la casa me abraza. Música despacito para no despertar a nadie y la mejor sonrisa para disfrutar más el día.
¡Buenos días Mara!.

No hay comentarios.: