9/07/2015

Llegó

Tenías que haberlo imaginado el día en que compré dos almohadas, el día que cociné con horas de anticipación, las veces que rogué que lloraras a mi lado, las veces que escondía algo en tu mochila, las veces que me quedé callada al mirarte.
Tenías que haber imaginado lo pronto que estaba por llegar el amor, los abrazos, los besos y las palabras por cantidades inimaginables. Tenías que haber recordado las ganas y las esperanzas que conlleva enamorarse. Los años que uno pierde y la atención que se logra aceptando el sentimiento.
Tendrías que aceptar todo.
Tengo que controlar la entrada y salida de acciones.

No hay comentarios.: