9/19/2015

Despertar en la cama

Los días empiezan bien porque su oreja está muy cerca de mi boca.
Besarlo en el cuello me obliga a pasar por su lóbulo y así seguir hasta su boca. Mirarlo a los ojos me obliga a despertarlo. Abrazarlo para que mantenga la calma y bajar para enloquecerlo.
Besarlo nuevamente me lleva a amarlo y eso me hace más intensa.
Recorrer su cuerpo me enamora, sabe lo que quiero a primera hora pero no emite sonidos.
Es sábado y ninguno trabaja, la mañana se hace larga, empezamos lo que en la noche terminamos. Es una cadena de sensaciones. Dormimos para reponernos y despertamos para desgastarnos.
Es sábado y nuestros cuerpos lo saben.

No hay comentarios.: