7/07/2015

Tipos de decisiones

Las diferencias entre las decisiones racionales y aquellas sentimentales, son a grandes rasgos el reflejo de la vida que llevamos.
Nos es fácil criticar, tendemos a menospreciar nuestros sentimientos porque así nos acostumbraron a vivir. Para ser exitosos nos dieron una lista de cosas por hacer, paso por paso nos detallaron los caminos por recorrer, pero en ningún momento nos hablaron del corazón.
Vivir en un mundo donde las conveniencias vienen de razones indiscutibles nos hace responder con lentitud. Debería ser al revés, pero no, la razón tiene su análisis, tiene sus sumas y restas, tiene una cantidad de cuentas que a veces nos toman días y hasta años solucionar.
Responder con los sentimientos es poco habitual. Consultar al corazón parece tarea de gente tonta, que no piensa, que no usa tácticas, no razona; pero aquí radica la diferencia. Analizar un sin fin de posibilidades nos lleva tiempo, responder con lo que uno siente nos regala el instante, el ahora. Lo que se necesita para vivir; el presente.
De nada sirve proyectar a futuro, vivir de lo que vendrá, porque quién sabe si llegaremos a vivirlo.
Somos ahora, somos este preciso instante.

No hay comentarios.: