7/31/2015

La oportunidad de crecer la da quien no quiere crecer, absurdo pero real

Cuando estas mal no dudas en buscar a la persona que más quieres sin importar lo que en ese período sientes hacia ella. Es automático, el enojo o el orgullo desaparece ante una situación de ahogo. Cuando necesitas unas palabras o un abrazo lo pides y ya. Quien lo de será digno de respeto, porque cuando de ayudar se trata hay que hacerlo sin dudar.
Ayudar a veces es apartarse, ver cómo una persona cae y se levanta sin ayuda, otras es estar ahí para dar una mano, cada situación es única, por eso toca verla y escucharla, para ver qué es lo mejor que se puede hacer.

Ayer me desconectaron de un tirón. Qué impotencia la gente que no reconoce el esfuerzo y la iniciativa de ciertas personas. Hoy día vivimos en un mundo donde se acostumbra amoldarse y callarse, la mayoría de los trabajos requieren el mínimo esfuerzo, el de sólo hacer por hacer y dejan de lado la motivación e iniciativa que pocos tienen y se dan el lujo de dar.
Lamentable que todavía haya lugares que traten a las personas como números y no reconozcan sus capacidades. No todo es saber trabajar, para crear un ambiente sano hay que crear un equilibrio de caracteres, sentimientos, tener comunicación y límites para que nadie exagere en sus libertades.
Si uno quiere un lugar diferente, busca proponer y motivar, que te despidan de un lugar que no reconoce aquello puede ser una gran oportunidad si te lo permites.
Otra historia por la que hoy me encuentro replanteándome cosas. Tengo la certeza de que a veces lo mejor es esperar y trabajar el doble los propios sueños.
Mejor si retomo mis sueños y persevero, soy la única que puede mejorar las cosas.

No hay comentarios.: