7/21/2015

Había luz, mucha luz

Hace unos días me saqué una foto para un trámite, la modifico un poco, le doy más luz y digo: no está tan mal, la voy a usar de perfil. La subo y pienso en el epígrafe, le pongo "Quiero luz. Mucha luz". Como un juego de palabras entre la edición y lo que realmente necesito en este momento, me quedó resonando esa palabra.
Hace unos minutos me hice un té, lo revuelvo para disolver el azúcar e intento enfriarlo, como si más movimiento le bajara la temperatura, pfff. Mientras me concentro al escuchar el tintineo, unos rayos me buscan para llamar mi atención. Me muevo. Con cara de extraño e inquietud volteo la mirada a la taza; había luz, mucha luz.
Lo que quería se estaba manifestando. Esa luz que de día esquivo por no tener ganas de apreciarla a solas, ahora me estaba buscando. Acepté ver cómo esos cristales se movían para reflejar ese rayito que venía de afuera y se desviaba para mi, solo para mi, directo a mis ojos.
Era necesario un poco de luz. Hablar de ella, experimentarla, tenerla presente de alguna manera.
Lo bonito de relajarse es controlar nuestras vibras, encontrar un poco de sincronismo para motivarnos y ampliar nuestro radar. Las cosas se dan, solo hay que aprender a mirar.


La frase del día: "Nunca podrás escapar de tu corazón, así que es mejor que escuches lo que tiene que decirte".

No hay comentarios.: