7/27/2015

Al extranjero

El día en que te fuiste sentí que te ibas muy lejos, tan lejos que los mensajes iban a tener interferencia. Me sentí una madre primeriza preocupada por su hijo que se va de campamento, con profes y amigos y a una hora lejos de casa.
Quería preguntarte si tenías todo contigo, si llevabas suficientes medias, calzones y si tenías chicles para cuando el avión despegara.
Quería acompañarte y seguirte con la mirada, hasta que desaparecieras detrás de las puertas transparentes.

No hay comentarios.: