6/12/2015

En menos de un minuto

Hace más de una hora que siento cómo el pecho se va encogiendo, el aire se contamina y la vista disminuye.
Hace más de una hora siento cómo envejecí. Siento cómo estoy muriendo y sin nadie a mi lado, sin nada que me ayude a sobrevivir, sola en el lugar que deseé.
Cada vez que cierro mis ojos, miles de imágenes pasan por cada milésima de segundo.
Los pensamientos se agudizan; pido perdón por mis errores y digo lo que nunca pude decir.
Cada vez que cierro mis ojos pierdo más de mi.
¿Cuánto me queda?, es el momento para hacer algo que siempre quise, pero no encuentro nada, no sé qué pedir.
Es la muerte más tranquila que pude haber imaginado.
Sólo voy a pedir lo que no es terrenal, voy a pedir que me reciba un paraíso de nubes y una luz blanca que me abrace y me queme hasta desaparecer de todos los mundos

No hay comentarios.: