2/10/2014

El aire como medio.



Sé perfectamente cuan índigo soy.
Es difícil centrarme contigo, principalmente, mucha mala onda.
Perdón, la luz me esta quemando, la ropa en mi cama me molesta, los anteojos me están cansando y al pantalón limpio lo estoy estropeando.
OK, voy a relajarme y a tirar todo para sentirme a gusto.
Ahora sí. Lo mejor de Satie (nuevamente) para calmar una noche alterada. Un día tildado. Días tildados.

A ver, ¿que tan perseverante y amable podrías ser luego de leer esto?.
Me siento Sandra Bullock en la película The Lake House. Con un hermoso delay.
Al principio todo lo raro es hermoso, queremos más y más.
Luego nos cansamos, queremos menos lo raro, más lo normal. Y al final queremos lo real.
Pero esa realidad recién salida del horno, no te quedes con la anterior, por favor.
¿Acaso no crees en que todo se puede?.
De verdad, yo estoy constantemente creando posibilidades, propuestas, ideas y encuentros. Tan mal no me va. Soy buena, pero todavía me hace falta cancha.

Acabo de dejar una realidad que tanto quería. Idealizaba.
Pero ya aprendí. Ahora solo dejo ser. Ser y analizar.

Recuerda: Me verás sentada, con la mirada perdida.
O acostada, con la mirada en el final de la habitación.
De verdad, un día te levantarás asustado, con mis ojos clavándote. Pero no. No será contigo. Será porque me fijaré en un detalle tan pequeño, para empujar mis reflexiones más profundas.
Y seguirán siendo las mismas de todos los años, que seria si... que puedo hacer... porque esto o aquello.
Seguiré el mismo patrón de sorpresas, ese patrón que solo yo conozco.
Y si, seguiré con ellas. Porque nos hacen la vida más rica, constantemente nueva.
El tiempo se pasa volando, y con el, nosotros.
Sorpresas. La manera más linda de levitar.

Sueño.
Hasta ahora con ojos abiertos. El insomnio me esta matando.
No tengo pastillas, no tengo mensajes y tampoco tengo imágenes.
Como.
Lo que hay, aire.
Vivo.
Lo poco que tengo. La felicidad que me resta.
Callo.
Mi tesoro más grande.
Tu no sabes, pero estoy a punto de abrir lo que tanto soñé.
No me preguntes por que. Casi no lo se.
Pero lo que siento al recordarlo cada mañana, me pone contenta.
Callo.
Porque esta vez quiero que todo sea perfecto.
Que nadie me borre la más mínima facción.
Quiero reír, hacer reír y que me hagan reír.
Esta vez estoy más fuerte.
Esta vez voy crecida y con ganas de crecer mucho más.
Porque yo no tengo edad, tengo anillos.

No hay comentarios.: