2/25/2014

Analogía de un par de cabezas

Para sintetizar la historia, reduciré todo a dos cabezas.
Dos formas de pensar. Dos historias completamente inconexas: la tragedia y la comedia.

Al analizar sus dimensiones, sus rasgos, sus particularidades; me doy cuenta que cada cual lleva grabado su sonrisa o su lamento.
Cada cual con su marca.
Uno, tocado por la muerte, absorbido por la negligencia. Rodeado de experiencias con el más allá, religioso por urgencia, soldado de barro.
El otro, solar. Girasol de campo, buscador de energías y conector de buenos sentimientos.
Cada cual con su marca hecha careta. Cada cual con su careta hecha rostro.
Cada cual con sus tácticas y discursos interminables.

Cada cual aburrido de escucharse decir siempre lo mismo. Cada cual enloquecido por mis afirmaciones, extravagantes.
Cada cual sorprendido por cada locura dicha y hecha de mi persona hacia la humanidad.
Cada cual temeroso.
Olvidado en su propia cárcel.

Eran dos extraños caminando por una delgada linea que los separaba del fin de una vieja etapa.
Dos extraños que con cierta seguridad, se sentían unidos por un lobo que rondaba por la zona.
Seguros de querer matarlo, pero incapaces de ceder al poder.
Señores burgueses que olvidaron el ayer; la ingenuidad de su niñez. 
Señores importantes, que por no querer bajar de nivel, saltan oportunidades.
Señores importantes que tapados de trabajo, olvidaron el placer.

No hay comentarios.: