12/23/2010

Retumba.

Fue el aire quien resucitó el vacío cerebral, quien acudió al universo carente de planetas y poblado de tan solo una estrella que susurró tu nombre. Retumbó gracias a la superposición de una capa de gravedad.
Fue cuando me pregunté si exististe alguna vez, si me mentí o te creé. Fue ahí donde sentí el aparecer de tu imagen, intacta, detallada como si te hubiera vivido por años.
Fue allí donde cambié de postura y me senté para respirar mejor y pensar en vertical.
Analizar lo que me han dado y abrazar el guardián de mis días.
Fue gracias a ti que vine hacia aquí a desahogar mis dolencias y revivirte para no se qué. Capaz hayas sido tu, intentando dormir, un en vano día de invierno. Recordándome y llamándome.
Es que no entiendo porqué correr y no intentar parar. Porqué pasarme por alto. Y en tu llegada sin fin, recordar.
Es que aquí estoy, con ansias de escuchar tus excusas y voltearme hacia quien me ayuda a mejorar mi paciencia, mi amor y mis relaciones.
Es que en un año dos ya son multitud, y dos muertes revividas es sobreficción.
Ya agárra ese puto teclado o no me llames cuando intento dormir.

No hay comentarios.: