5/30/2010

Si te sentas a navegar...

Hay días y días. Pero ya no de esos días en los que la sombra táctil me perseguía por donde quiera que iba y que respondía por cada gesto que daba.
Hoy están esos días en que las sombras táctiles ajenas guían y vigilan sus figuras de referencia.
Por cada par de ojos, por cada par de parabrisas traseros que se mueven sin la necesidad de lluvia, recuerdo de manera relajante tu pasar.
Y si, lagrimas estimulantes de amor se van secando por un picason de ojos camuflaje de negocio público.
Como semidios amigo de dios te cuento lo que ayer te hubiera contado. Felicidad, felicidad por estar a dos centimetros de algo que tantas veces escuchaste.
Como de costumbre la mejor amistad, el mejor sentimiento sigue de pié. A mi lado mirandome e irradiando la mejor onda. Esa que hasta ahora no volví a encontrar, pero que siento por cada vez que hablamos cuando nos encontramos en el centro de mi cabeza.

No hay comentarios.: