5/19/2010

L'estate invernale.


Viajando a tu lado por un corredor que daba a un pequeño restaurant del tren lo encontré; sus manos agarradas, su mirada sorprendida. Su color desvaneciendo y su pensar derramando.
Mi mano agarrando la tuya, nose si compromiso, nose si por sentir, nose si por equivocar o aprender. Solo por fluir, solo por saber, conocer. No quise ni quiero confrontar, solo no pensar.
Vegetar por unos días, no responder pero escuchar. Sentir que están ahí. Y por una vez saber si te quedas. Las enfermeras por más que le pongan el cariño del mundo son frías al lado tuyo o tuyo...
Del otro lado, cuando recordé los segundos previos solo quise alcanzar lo más cercano. Lo funcional, lo degustado.
De noche cuando la mente comanda, el hecho no táctil recubre mi pensar. Qué castigar? qué donar?, solo dormir y rezar por lo que aqueja mi sentir.
Asistencia de momento hasta previo aviso. Asistencia de alguien que sepa, psicología sobre patologías, buen curriculum porque esto no es algo así nomas. Esto es algo que gotea.
Atención.
Luces rojas, flores pequeñas, ositos, canciones largas y de orquesta. Palabras al oído y sueños de noches largas.

No hay comentarios.: