5/18/2009

Alargue en mano.

Con mis brazos que te rodean y aprietan. Con mi cabeza boca abajo sobre tu pecho.
Con mis ojos mirando de reojo a esa que grita cariño, cuidado.
Mi egoismo en la punta, dictando balbuceos que se escuchan cuando nadie está. No me va que algunos vengan con su carpeta y la pongan sobre tu mesa, sin antes ver qué estás haciendo. Ahora me hablarán de cultura, de vejéz, de locura, pero no me importa. No quiero seguir insitando más pensamientos que no me sirven.
Es ahora uno de los momentos en donde necesito ese adaptador para conectar mi cable a tierra. Es ahora. Es justo ahora cuando quiero quedarme una hora agarrandote con fuerza.

No hay comentarios.: