3/07/2009

Invierno en Diciembre.

En la peor noche de verano sentí un inmenso frio que hacía que me cubra entre las sabanas. Temblando y susurrando, recordaba aquellos momentos en los cuales me abrazabas. Era lo mínimo que podia hacer para tranquilizarme.
Con ganas de alzarme y describirte el sentimiento que recorria mi ser, me estancaba ante mi cuerpo pesado que como un ancla me dejaba allí.
Despacio me iba ahogando entre el agua que hacía correr. Despacio me dormí.
Y me levanté pensando en tí. Con más ganas de volverte a disfrutar.
Con mi cabeza imprimiendo fotos y mi corazón palabra que te hagan volver.

No hay comentarios.: