3/20/2009

Noche de gala.

Ni princesa ni zorra. Pero sentía que de apoco me tenias que domesticar, como también acariciarte y hablarte sin antes conocerte.
Y si. Necesitaba extrañarte. Saber que todavía no era la hora o el día. Y cuando llegaba el momento, la producción encima. Sisi, perfumito y lo mismo de siempre. Con la diferencia que la cabeza tenía un look de gala. Vestido largo, de esos que solo me pongo cuando tengo una fiesta importante tipo casamiento, cumple de 15...
Ahora me quedó la costumbre y mi cabeza está sentada, toda cambiadita esperando a que la pasen a buscar. Si pudieras verla... es una princesa.

No hay comentarios.: